lunes, 6 de diciembre de 2010

Instinto



"De la palabra Instinctus proviene la palabra «impulso», impulsión; pero ¿qué poder nos impulsa? El instinto, que es la conformidad secreta de nuestros órganos con los objetos. Por instinto hacemos mil movimientos involuntarios; por instinto somos curiosos, corremos tras de la novedad, nos asustan las amenazas, nos irrita el desprecio, nos apacigua la humildad, nos enternece el llanto.

El instinto gobierna a los hombres como gobierna a los gatos y a las cabras, y es una semejanza más que tenemos con los animales, semejanza tan incontestable como la de la sangre, la de las necesidades y la de las funciones de nuestro cuerpo.

Nuestro instinto no es tan industrioso como el instinto de los animales; ni siquiera se acerca a él. En cuanto nacen un becerro o un cordero toman la teta de su madre, y el niño moriría si su madre no se la diera tomándole en brazos.

Ninguna mujer embarazada se siente impulsada tan invenciblemente por la Naturaleza a preparar con sus manos una cuna de mimbres para su niño, como la construye la curruca con el pico y las patas; pero el don de reflexionar, unido a las manos industriosas que debemos a la Naturaleza, nos eleva hasta el instinto de los animales y nos pone andando el tiempo sobre ellos.

Nuestro instinto nos impulsa a pegar a nuestro hermano que nos da un disgusto, si nos encendemos de cólera y si comprendemos que somos más fuertes que él. Luego nuestra razón sublime nos hace inventar las flechas, la espada, la pica y el fusil, con los que matarnos a nuestro prójimo. El instinto únicamente nos arrastra también a hacer el amor.

¿Qué es, pues, ese instinto que gobierna todo el reino animal, que en los hombres fortifica la razón o reprime el hábito? ¿Es el divinæ particula auræ de Horacio? No cabe duda, es algo divino, como casi todo lo que es en la Naturaleza. Todo en ella es efecto incomprensible de una incomprensible causa."

Voltaire - Diccionario filosófico

sábado, 4 de diciembre de 2010

Cuando el amor te toca


Sinuosa, ligera, armoniosa, etérea... Ascenso al nirvana, descenso a la locura... Melodía sigilosa, recorrido rojo y púrpura... , cada instante, una estrofa... Cada beso, el estribillo, que acomoda las derrotas... De sostén es barandilla, firme, estable, contagiosa... Peligrosa... Si tropiezas, poca cosa... Nadie muere, nadie goza... solo habrá un alma rota... Cuando el amor te toca...

~~Minstrel of Dreams~~