martes, 19 de julio de 2011

Disociar



A lo mejor es mi concepto de lo social, o mi angustia personal, tal vez el deseo de compartir, o la simple necesidad de disfrutar melosos susurros en mi oído, sinceros latidos bajo las yemas de mis dedos, el tacto de los mismos colocando mechones traviesos...
Horas, minutos, segundos, instantes que paso a tu lado, que amenizamos hablando, en nuestro "Cadillac personal", aquel que, aunque tose siempre nos acompaña, allí, en la ladera de Tibidabo, masticando la felicidad, soplando y dejando que estalle, sin recelos a perderla, no contigo aquí. Y no se llorar, no sé si quiero hacerlo, no sé si me excedo en tantas situaciones... ¿Como estar tan a gusto y a la vez ir con pies de plomo a cada cosa que digo? ¿Cómo disimular un cariño tan sincero y tan inocente cuando hablo con "Ella"? ¿Cómo hacerlo, sin ponerle nombre antes?.
Es el apego, el calor, la complementariedad entre dos entes despiertos, curiosos, inquietos, la frialdad en muchos casos, la falta de cariño tangible... No sé si por miedo a probar el fruto de la verdad, o por obviar una posible mentira... Pero tiendo a echarme atrás, es más, tu mirada y la mía se sonríen, y se aceptan, se respetan, se aprecian, se quieren,...
Aun que la mía siga sin saber disociar.

"Saber que alguien te quiere de una forma tan especial implica una gran responsabilidad... Alguien a quien tanto afecta lo que digas o hagas... Es una pasada, ¿No crees?"

~~Trovador de Sueños~~